FRAN ORTIZ Retratista

Javier & Lorena -Boda contada en primera persona

Javier & Lorena + JaviChico

Boda en primera persona.


Siempre he querido contaros como es una boda desde vuestro punto de vista, y este año lo he conseguido, mi amiga Lorena dueña y señora del blog: Mi pollito dice pio , la cual tuve el orgullo de retratar su gran día con Javier me ha pasado un texto que es muy interesante si estáis nerviosos o tenéis intriga de como pasará ese día.



Y llegó, aquí estaba el 6 de mayo.

Atrás quedaba ese 15 de abril en el que, en pijama, con una foto “tuneado” del Niño de las Pinturas me pedían matrimonio mientras preparaba los cereales de desayuno.
Tras las búsqueda del lugar, el vestido, los detalles, la prueba del menú, de confirmar invitados y dar las últimas indicaciones, el día llegó.

Todo comenzó temprano, estábamos citados a las 13.00 en Torre del Rey  y no podíamos llegar tarde. A las 8 en punto mis chicos de Versus Peluqueros me estaban esperando plancha y cepillo en mano para peinarme sin prisas. El peinado tal y como en la prueba, perfecto. Ya ahí decidimos com colocaríamos el tocado que me realizó con flores preservadas mi amiga Laura de Toca2deLau. Listo. Volví a casa a seguir con el tuneo.

 Cuando llegue, Zoraida de Estética Galia ya estaba terminando con mi madre, y se puso manos a la obra conmigo. Base, corrector (mucho, que estas ojeras no se camuflan solas) y mucho arte que se dio.

 A las 11 en punto, Fran y Alex llegaron a casa. Comenzó la fiesta. Sacaron sus cámaras y a disparar. Yo aquí no puedo ser objetiva, si de por sí me gusta hacer mucho el ganso, con ellos que me alentan, lo hago más.

Desde el primer momento no queríamos las típicas fotos puesto que nosotros no somos los típicos novios, y el hecho de hacernos fotos bailando mientras nos vestíamos, dicen mucho de nosotros.
 En fin, fotos por aquí, vídeo por allá…todos nos vestimos y nos pusimos guapos. Me ayudó mi hermana a ponerme el vestido…aunque al final terminó abrochandolo Fran que ya es un experto en el tema y mi hermana enseguida se pone nerviosa y no atina.

 Abajo en la calle nos esperaba un amigo de mi padre que fue el que nos llevó a mi y a mi padre y un amigo mío de Madrid que llevó a mi hermana y mi madre a Torre del Rey.
 En 15 minutos mal contados estábamos allí. Algunos invitados estaban llegando por lo que tuve que esperar un poco en el coche. Pero lo importante, el novio, ya había llegado.

 A partir de ahí, me deje llevar. Fran nos dijo en qué momento salir del coche, cuando empezar el camino, y una vez que llegue a la puerta del jardín, Juanmi de DJ para eventos, puso la música.
 Siempre dicen que hay que llegar bien llorada a la boda, y yo, que me defino como el anti amor, no pude evitarlo, llegar y ver a todo el mundo, que empezara a sonar la canción, y de repente Pollito vio, y vino corriendo a darme un beso. El había pasado la noche con su padre y sus abuelos, ya que iba estar más tranquilo que en casa con todo el follon del maquillaje y demás.

 La ceremonia, pues emotiva, como todas. El maestro de ceremonias fue nuestro amigo Josemi. Desde el primer momento pensamos en el por su forma de ser y la amistad que tenemos con el. Nadie sabía que él sería quién haría esto, por lo que fue una sorpresa para mucha gente. Aparte de el, mi amiga Rocío y los primos de Javi nos dedicaron unas palabras y una canción. Y tras los votos que nos hicimos, los anillos y las arras, la bendición de nuestro oficiante. Y ya hicimos él pasillo como marido y mujer…y lluvia de arroz! Como pica!!! Yo creia que había poco y hubo un momento que solo vi arroz por todas partes!

 En este momento entre que empieza el coctel y termina la ceremonia aprovechamos para dar besos, hacer fotos, saludar a todo el que vino a acompañarnos…ya me pude fijar en todo el mundo que estaba allí, lo guapos que se pusieron para estar con nosotros.
 Al comenzar el cóctel, Fran y Alex nos secuestraron, nos fuimos a hacer unas fotos a solas, pero poco tiempo que había que a tomar el cóctel. En serio, me encantan los cócteles, esa minicomida me vuelve loca.

 A partir de aquí el día pasó volando, saludamos a todo el mundo, nos hicimos fotos, nos besamos, si, nos besamos mucho. Y lloré, lloré mucho.
 Tras el cóctel pasamos al salón a disfrutar de la comida. Bacalao y Muslito de poularda relleno fue  el menú. De postre, arroz con leche.

Durante la comida pues el ambiente fue alegre y jovial. Los primos de Javi se encargaron de ello.
 Como no hay que perder las buenas costumbres, hicimos el corte de tarta, de piononos, por supuesto. Y como en Marmolejo tienen la costumbre de coger al más alto y subirlo a hombros con la tarta y que la novia coja los muñecos, ahí que nos la hicieron. No nos libramos.

 Por cierto, los muñecos y los detalles para los invitados los hizo mi amiga Nagore, una artista.
 Tras saludar a todos los amigos y familiares, Alex tenía preparado un vídeo del día que pasamos tan genial en el encinarejo haciendo las fotos de preboda. Como si no hubiera tenido bastantes emociones…más! Alex me dijo cuando lo conocí que él consideraba su trabajo bien hecho cuando veía a la gente emocionarse y soltar una lagrimilla. Allí todo el mundo la soltó. Y yo, más.
También los primos tenían preparado un vídeo con fotos nuestras y demás, y luego, nuestros agradecimientos.

 Y comenzó la barra libre. Para el baile no teníamos preparada ninguna coreografía extravagante ni un vals. Simplemente nos dejamos llevar por la letra de El puchero del hortelano en su temazo “tú eres eso”. La letra significa mucho para nosotros.
 Pienso que en una boda lo he hay que hacer es lo que te apetezca, sentirte tu bien. Vale que hay que contentar a tus invitados. Pero si tú no estás contenta, de nada sirve.
 Y empezamos a bailar. Lo dimos todo, literalmente. Alex nos estuvo grabando y Fran siguió inmortalizando el momento. No creo que tengan desperdicio esos momentos.
 Tras el fin de la barra libre nos fuimos a una discoteca. Aunque estábamos muertos, la gente seguía teniendo ganas de fiesta, y nosotros nos debemos a nuestro público. Aunque nos fuimos pronto a descansar que el dia habia sido muy largo.

 En fin, un día para nosotros perfecto. Mi consejo? Confiad en la gente que participa en este día. Yo solo tengo palabras bonitas para ellos.

Mi vestido: el modelo antibes de Cabotine. Fui a esa marca sin estar convencida de que fuera a ser de allí mi vestido, y no sólo salí enamorada de mi vestido, sino también encantada con el trato que me ofrecieron.
Mis zapatos: Uniqueshoes. No quería los típicos zapatos de novia, y aquí los encontré.

Traje de Javi: Félix Ramiro. Otra vez un trato excelente. No quería el típico traje de novio, y allí lo encontró. Sabes que un patrón es bueno cuando el máximo arreglo que hay que hacerle es meterle el bajo y coserle botones para los tirantes.

 Ramo y prendidos: Grace bridal industries. Una auténtica obra de arte. Romántico y original, justo lo que yo buscaba.

 El lugar: Torre del Rey. La borraja lo hizo genial. Todo bien organizado y la comida riquísima. Una cosa que me gustó mucho es que el maitre estaba pendiente de todo pero sin resultar agobiante para los novios.

 Fotografía y vídeo.

 Alex. Lo conocí en un stand de bodas sin el saber que nos haría el vídeo de nuestra boda. Conectamos enseguida. Al igual que con Fran, cuando se es gran persona se tiene que ser gran profesional. Sobretodo cuando  se le pone pasión a lo que haces. Me deje aconsejar por Fran, el me dijo que es el mejor, además de grandes amigos. Y trabajar a gusto tiene que ser importante en estos casos que son muchas horas juntos. He visto mucho vídeos de boda, en algunos en los que yo estaba presente y bueno, si, son bonitos. Pero vi un par de vídeos de Alex, de gente que no conozco de nada, y me emocioné de una manera que no lo había hecho con otros. En serio, este hombre hace magia. Ademas, tengo la suerte de haber contratado a un Videógrafo y terminar llevándome, aparte de un vídeo genial, un amigo que vale un Potosí.

 Y que decir de Fran, solo me salen cosas bonitas hacia el. Me encanta como es, como persona, como fotógrafo, como de cualquier cosa sabe sacar la esencia. Captar el momento, el justo. Veo las fotos y de nuevo me sale esa sonrisa tonta que tuve aquel día. Y si, una lágrima, de emoción, de recordar lo vivido. Una amiga dice que hay dos tipos de fotógrafos, con los que ves una serie de fotos, y con los que recuerdas lo vivido (y si no estuviste ahí, te lo puedas imaginar). Amigo, eres muy Top.

No hay comentarios