Fran Ortiz

Álvaro & Carmen por el centro de Granada

Preboda por el centro de Granada.

¿Por qué buscar sitios idílicos fuera de la ciudad?

Si estáis viendo esta página desde un teléfono móvil o tablet os aconsejamos girar la pantalla para verlo en horizontal y disfrutar mejor de las imágenes.


Ellos son Álvaro, Carmen y su centro de Granada que tanto les ha visto pasear, sonreír y tomar helados en Los Italianos de Gran vía. 

Y es que hace ya más de un año que nos conocimos y me contaron su historia. Sí, 

Muchas parejas reservan su reportaje de boda con más de un año de antelación. Lo mejor es no jugársela con los recuerdos de uno de los días más felices de tu vida, por eso mismo nos conocimos hace ya más de un año.

 Me gusta pensar que los fotógrafos de boda somos el primer regalo de muchos que se hará la pareja y en parte somos los responsables del comienzo del patrimonio de una familia, que en muchos casos arranca ese día. 

Nuestra pareja en cuestión, Álvaro y Carmen, lo tenían super claro:

- No queremos posados, no al menos los clásicos, somos jóvenes y nos gustan las imágenes más modernas.

¡Me encanta cuando me dicen estas cosas! Para mí, que me considero joven, y no porque me sigan echando 25 años, que ya os contaré la anécdota, es un lujo tener a una pareja que me da total libertad a la hora de componer nuestras imágenes, y digo nuestras porque es sencillo:

Buscamos el sitio que ellos querían, aunque para mi una preboda en el centro de Granada no es necesario ir sólo a Gran vía o calles muy conocidas, no necesitamos grandes plazas, ni muchas historias, sólo la vuestra, como hicieron ellos. Por eso es frecuente que busquemos un lugar apartado de la gente para que podáis ser vosotros mismos

Ahora bien, como "granaino" que soy, no puede faltar en una preboda de este calibre alguna fotico donde se vea algún sitio emblemático de esta ciudad que enamora, como La Catedral de Granada, La Alhambra o el Paseo de los Tristes. Ahora bien, a nuestra manera. Tanto vuestra como mía.

La clave es NO TENER MIEDO, y eso se nota en nuestros reportajes de boda. Como podéis ver en el escueto resumen de arriba, no nos importó tirarnos al suelo, ponernos delante de los escaparates y sobre todo reír, como si nadie nos estuviera viendo, porque en realidad no importa nadie más que vosotros en una sesión como esta.

Gracias Álvaro y Carmen, nos vemos en vuestra fiesta. 

No hay comentarios