Fran Ortiz

Jesús & Lola

Jesús & Lola

Boda civil en Hacienda los Frailes de San Alberto. (Sevilla)



La historia de Jesús y Lola comienza...

Perdón, no puedo seguir así, parecería que no nos conociéramos de antes y no fuera como mi hermano el que ha celebrado la boda. Kapo, como todos lo conocemos, y Lola, para mi , mi cuñá, desde el minuto uno que nos conocimos. 
Gracias Lola, por hacer feliz a mi compañero de golferías y bailes, si, así es, ese profesor que veis ahí tan joven y apuesto es bailarín de Breakdance, o bboying, o breakin... como queráis llamarlo, pero ese, "ese es mi coleguita" 

Sabíamos desde primera hora que tenía que ser una boda muy joven, alocada y por supuesto debía haber baile, ¡baile y feria!
Que para eso Lola es de Sevilla. 

Juntar dos provincias que a primera vista no tienen mucho en común y hacer un guateque como el que vivimos tiene mérito. ¡Eso si! Siempre con ayuda de los hermanos, ¡Ay! si no hubiera sido por esos hermanos que se preocuparon y dieron todo para que saliera perfecta la ceremonia. Desde aquí: GRACIAS.

¡Vamos al turrón! Si os gusta el sitio de la boda, cosa que no dudo ya que dispone de espacios verdes, salón para la celebración y mucho, mucho espacio. Es la Hacienda de los Frailes de San Alberto, en Sevilla, si, no sólo hacemos bodas en Granada... ¡Donde nos llamen allá que vamos! 

Nuestra pareja decidió vestirse cada uno en donde era más cómodo. Nuestro novio se vistió en la casa de la pareja, en el bonito barrio de Triana y nuestra espectacular novia se visitó en la misma Hacienda. Cada uno acompañados por sus familiares y amigos más cercanos. ¡Venidos de todos los lugares del mundo! ¿No lo he dicho? Lo que más les gusta es viajar, y eso trae consigo que conozcas a gente de todo el planeta.

La ceremonia civil se nos hizo corta, no paraban de hablar amigos y familiares que querían dedicarles unas palabras a nuestra pareja. ¡Todo se nos pasó volando! Razón de más para contratar vídeo y foto para este tipo de celebraciones. Tener para siempre esas palabras tan sinceras es esencial.

Fiesta, mucha fiesta, si os dais cuenta he saltado de la "Misa" a la "Party" y es que desde que entramos al cóctel todo fue celebración y risas. "Un no parar". Se prepararon un baile que dejaron boquiabiertos a todos, era de esperar, una pareja que se compenetra tan bien y con tantas cosas en común como la danza estaba claro que sorprenderían.

Y como broche un toque de BreakDance que para eso la mitad de la fiesta sabía bailar y la otra lo intentó ese mismo día. Después de la boda se comenta que siguieron de fiesta por las calles del centro de Sevilla... pero esa... esa es otra historia. 

Como la boda es en Sevilla os he dejado para que veáis también unas cuantas fotografías de preboda en Jaén, de donde es Jesús, o Kapo, para los amigos. Y estamos deseando que llegue el momento de hacer su postboda en Cádiz... :)


No hay comentarios